congreso-sec-2014-reclamo

Cardiología hoy | Blog

|

¿De qué se trata?

El objetivo del estudio publicado es averiguar el grado de utilización de los antagonistas de la aldosterona en aquellos pacientes con insuficiencia cardiaca en los que las guías de actuación recomiendan su utilización.

JAMA 2009;302(15):1658-1665

Se trata de un estudio observacional en el que se recogieron datos de 43.625 pacientes, dados de alta tras ingresar por insuficiencia cardiaca entre enero de 2005 y diciembre de 2007 y sin contraindicaciones para el uso de antagonistas de la aldosterona. De estos pacientes, un total de 12.565 tenían indicación para el uso de antagonistas de la aldosterona siguiendo las recomendaciones de las guías de actuación, pero únicamente recibieron este tratamiento el 32,5%. Entre los hospitales participantes se observó una importante variabilidad en la utilización de estos fármacos (entre 0% y 90,6%). Las variables que se asociaron de forma independiente a una mayor utilización de antagonistas de la aldosterona fueron una menor edad, raza afroamericana, presión sistólica más baja, portadores de DAI, depresión, consumo de alcohol y portadores de marcapasos. Por otro lado, los autores encuentran que la proporción de pacientes con una prescripción inapropiada de los antagonistas (por hiperpotasemia o insuficiencia renal) es muy baja.

 

Comentarios

Los antagonistas de la aldosterona (espironolactona y eplerenona) son fármacos que han demostrado un beneficio pronóstico en pacientes con insuficiencia cardiaca y baja fracción de eyección. Sin embargo, tal y como demuestra el registro presentado, su utilización en pacientes sin contraindicaciones para su uso y en los que las guías lo recomiendan es muy bajo, alrededor de 30%, y con una importante variabilidad según el hospital que se considere. Este es un dato preocupante, ya que aproximadamente dos tercios de pacientes que se podrían beneficiar de este tratamiento no lo reciben.

 

Referencia

Use of Aldosterone Antagonists in Heart Failure

  • Nancy M. Albert, Clyde W. Yancy, Li Liang, Xin Zhao, Adrian F. Hernandez, Eric D. Peterson, Christopher P. Cannon, Gregg C. Fonarow
  • JAMA 2009;302(15):1658-1665

Escribir un comentario

El contenido de este artículo refleja la opinión personal del autor/autores y no es necesariamente la posición oficial de la Sociedad Espańola de Cardiología.

Este blog es un espacio para el debate entre profesionales de la salud. Por ello, no atenderemos preguntas sobre diagnósticos ni tratamientos particulares. Por favor, absténgase de enviar consultas médicas a través de este formulario porque no serán respondidas. Muchas gracias.


Código de seguridad
Refescar