Regístrate
Facebook
Twitter
Youtube
LinkedIn
RSS
Newsletter
Contacto
Inicio / Clínica e Investigación / Cardiología Hoy / European Heart Journal / Hipolipemiantes y riesgo de tromboembolismo venoso

European Heart Journal

11/07/2010 | Cardiología Hoy / European Heart Journal

 

Los hipolipemiantes comprenden varias familias farmacológicas incluyendo estatinas, fibratos, inhibidores de la absorción de colesterol, secuestradores de ácidos biliares, niacina y aceite de pescado.

Se emplean ampliamente en pacientes con dislipemias y tanto en prevención primaria como secundaria de la enfermedad aterosclerótica. Además de su efecto hipolipemiante, se han descrito interacciones con el sistema hemostático y con fármacos antitrombóticos. Asimismo, algunos estudios observacionales han señalado la posible actividad protectora de estatinas frente a la enfermedad tromboembólica, por ejemplo trombosis venosa profunda (TVP) y tromboembolismo pulmonar (TEP), así como un aumento de riesgo en consumidores de fibratos respecto a la aparición de complicaciones tromboembólicas.

El artículo que presentamos, se plantea como objetivo primario estudiar el efecto de los hipolipemiantes, en particular estatinas y fibratos, en relación con la enfermedad tromboembólica.

Con ese propósito, llevan a cabo un metanálisis, que incluye finalmente 14 estudios (trabajos entre 228 y 614.000 pacientes, con un total de 863.805 pacientes, todos mayores de 18 años; tres ensayos aleatorizados, ocho caso-control y tres estudios de cohortes) extraídos de MEDLINE y EMBASE, de los que 12 incluyen estatinas (850.118 pacientes) y tres fibratos (15.041 pacientes). No encuentran trabajos en relación con inhibidores de la absorción de colesterol, secuestradores de ácidos biliares, niacina o aceite de pescado y riesgo de tromboembolismo.

En la sección de resultados se detalla una importante heterogeneidad de los estudios incluidos.  Sus hallazgos, se pueden resumir de la siguiente forma:

  • Estatinas: el empleo de estatinas se relacionó con un riesgo de padecer enfermedad tromboembólica un 20% menor (OR=0,81, IC 95% 0,66-0,99). No se pudieron analizar efectos de diversos tipos concretos de estatinas por el diseño de los trabajos, aunque se estudiaron de manera global varias de ellas.  La acción cardiovascular beneficiosa de la estatinas, se ha achacado a una acción más allá de la disminución del colesterol LDL, incluyendo diversos efectos vasculares: incremento óxido nítrico, regulación angiogénesis, disminución de la respuesta inflamatoria, y por último propiedades antitrombóticas.
  • Fibratos: su utilización se asoció a mayor riesgo de padecer eventos tromboembólicos adversos (OR=1,58, IC 95% 1,23-2,02). El estudio FIELD remarca un riesgo aumentado, concretamente, de padecer TEP. Aunque no parecen tener una influencia significativa en la función plaquetaria, se ha observado un incremento en los niveles de homocisteína.

En conclusión, el uso de estatinas podría disminuir el riesgo de tromboembolismo venoso, mientras que el de fibratos parece aumentarlo. Sin embargo, los autores señalan como conclusión también, que antes de extraer las implicaciones clínicas subsecuentes de sus hallazgos, convendría llevar a cabo ensayos clínicos aleatorizados evaluando directamente estos aspectos. 

Comentario

Nos encontramos ante un interesante trabajo italoholandés publicado recientemente en European Heart Journal, que aporta unos datos congruentes con algunos estudios previos, pero con importantes limitaciones metodológicas, principalmente derivadas de la baja calidad de los estudios incluidos, la mayoría no aleatorizados y muy heterogéneos entre sí. No obstante, hay que decir también que los autores reconocen la mayoría de estas carencias y aconsejan la realización de trabajos más rigurosos, encaminados a estudiar la aparición de complicaciones tromboembólicas como objeto de estudio (no de manera secundaria como hacen muchos de los estudios que incluyen en su metanálisis). En suma, artículo sencillo de leer, con muchos pacientes, que aporta datos llamativos que conviene tener en cuenta pero de manera muy cautelosa, al menos, hasta poder ser confirmados en ensayos clínicos posteriores.

Referencia

Statins, fibrates, and venous thromboembolism: a meta-analysis

  • Squizzato A, Galli M, Romualdi E, Dentali F, Kamphuisen PW, Guasti L, Venco A, y Ageno W.
  • Eur Heart J. 2010 31:1248-56.

El contenido de este artículo refleja la opinión personal del autor/autores y no es necesariamente la posición oficial de la Sociedad Espańola de Cardiología.

Este blog es un espacio para el debate entre profesionales de la salud. Por ello, no atenderemos preguntas sobre diagnósticos ni tratamientos particulares. Por favor, absténgase de enviar consultas médicas a través de este formulario porque no serán respondidas. Muchas gracias.

0 Comentarios

Añadir comentario