Regístrate
Facebook
Twitter
Youtube
LinkedIn
RSS
Newsletter
Contacto
Inicio / Clínica e Investigación / Cardiología Hoy

Blog de Cardiología Hoy

La actividad física regular de intensidad moderada es una estrategia importante para mejorar la prevención de factores de riesgo cardiovascular, retrasar la enfermedad cardiovascular y reducir la mortalidad. Por el contrario, se ha descrito un aumento del riesgo de muerte cardiaca súbita en relación con el ejercicio vigoroso, como correr un maratón, aunque los resultados no son concluyentes. 

El intervencionismo coronario emergente (ACTP primaria) es la mejor modalidad de tratamiento que existe para el infarto agudo de miocardio con elevación del ST. En relación con los infartos sin elevación del ST, los últimos años han aportado pruebas de que una mayor precocidad en el tratamiento intervencionista, sobre todo en aquellos de alto riesgo, consigue claramente unos resultados mejores. 

Uno de los artículos más curiosos del número de JACC de esta semana, que es un monográfico dedicado en exclusiva al tratamiento percutáneo de diferentes tipos de cardiopatía estructural, es la descripción de un nuevo método para cerrar la orejuela de la aurícula izquierda con un parche que se puede colocar y fijar con adhesivo quirúrgico de forma percutánea.

La insuficiencia mitral supone un importante problema sanitario, tanto por su frecuencia, como por la morbilidad y mortalidad que causa. En consonancia al gran desarrollo del intervencionismo estructural que está aplicando alternativas transcatéter para patologías que hace 10 o 15 años era imposible tratar con éxito fuera del quirófano (comunicaciones interauriculares, estenosis aórtica), MitraClip lucha por hacerse un hueco para tratar dicha valvulopatía percutáneamente.

Rivaroxaban es un nuevo anticoagulante oral que inhibe el factor Xa, con seguridad y eficacia demostrada frente a warfarina en pacientes con fibrilación auricular y tromboembolismo. En la fisiopatología del síndrome coronario agudo (SCA) se une la aterosclerosis coronaria con fenómenos de trombosis superpuesta. 

En este artículo se publican los datos del registro británico de implante transcatéter de prótesis valvular aórtica. El artículo resulta interesante, ya que evalúa tanto las características de la población como el impacto del procedimiento, independientemente de la tecnología o la ruta de acceso, en la práctica clínica real fuera del ámbito controlado de los ensayos clínicos.

En el número de noviembre de 2011 de la Revista Española de Cardiología se presentan dos registros importantes que reflejan la actividad de la práctica clínica en nuestro país.

La elevación de la tensión arterial (TA) resulta de una interacción entre múltiples factores (ambientales y genéticos). Dicha complejidad interviene en la respuesta individual a los fármacos antihipertensivos. No obstante, la alteración subyacente, que es hemodinámica, suele basarse en un aumento de las resistencias vasculares sistémicas. Esto ha justificado el desarrollo de fármacos con dianas terapéuticas complejas y refinadas, muchos de ellos con actividad vasodilatadora.

Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) reducen la poscarga del ventrículo izquierdo, disminuyendo el estrés de la pared, lo que produce una limitación de la dilatación e hipertrofia del mismo. Sin embargo, los estudios a largo plazo realizados hasta ahora no ofrecen datos claros al respecto, ya que sus resultados son inconsistentes y muy pocos han evaluado eventos clínicos.

El valor de la reserva fraccional de flujo es un parámetro más que conocido, ya que todos tenemos en mente que es una de las formas más precisas y elegantes de demostrar que una lesión coronaria tiene repercusión funcional y es capaz de producir isquemia. Sin embargo, su medición solo se puede hacer (por lo menos hasta ahora) de forma invasiva con una guía de presión en el laboratorio de hemodinámica.

El infarto agudo de miocardio (IAM) es una patología frecuente y con una alta tasa de mortalidad. Esto ha propiciado una intensa labor investigadora que ha permitido el desarrollo y la mejoría de las estrategias terapéuticas de los enfermos que lo padecen. Dichos avances se han ido incorporando paulatinamente a las guías de práctica clínica y por ende a la asistencia habitual, o al menos en teoría.

La eplerenona utilizada en pacientes con insuficiencia cardiaca tras un infarto agudo de miocardio demostró en el estudio EPHESUS un beneficio en términos de supervivencia y reducción de eventos cardiovasculares. El mecanismo por el cual la eplerenona consigue dicho beneficio no está claro. 

Los programas de rehabilitación cardiaca (RC) siguen siendo una herramienta infrautilizada para la prevención secundaria post-infarto de miocardio. En parte, esto se debe a la incertidumbre sobre la eficacia de la RC, en particular con respecto al reinfarto, donde los estudios previos no han demostrado un beneficio de forma consistente. 

La insuficiencia cardiaca (IC) se ha constituido en la gran epidemia del siglo XXI. Tanto por su frecuencia como por su gravedad, que ocasionan un terrible desgaste humano y económico, está justificada la inversión de recursos en tratamiento y tecnología para los pacientes que la aquejan.

Este es un artículo que tiene relevancia en el contexto del enorme interés que se ha creado alrededor de los nuevos anticoagulantes orales y que trata de responder a una de las preguntas pendientes: ¿existe alguna forma de revertir su efecto?

Más artículos...

Página 19 de 35

19