Regístrate
Facebook
Twitter
Youtube
LinkedIn
RSS
Newsletter
Contacto

SFL en España

20/04/2011 | Stent for Life / SFL España

 

Tras 20 años de avances clínicos y tecnológicos podemos afirmar finalmente que el tratamiento del infarto agudo de miocardio (IAM) ha alcanzado su madurez (al menos para el futuro próximo). El objetivo es, sin duda, la reperfusión y, entre los métodos para lograrla, la reperfusión mecánica (Intervención coronaria percutánea –ICP-) es, con mucho, el método más eficaz. Sin embargo, su eficacia también presenta algunos puntos débiles. Para llegar a ser realmente eficaz debe realizarse en el momento adecuado y por un equipo con suficiente experiencia. En España, hoy en día, disponemos de un número suficiente de instalaciones, médicos acreditados y profesionales sanitarios que nos permiten emprender un proyecto nacional para el tratamiento del IAM con ICP en la gran mayoría de los casos.

En el tratamiento del IAM, el foco de atención se ha desplazado de los aspectos técnicos a los aspectos organizativos. En los últimos años hemos sido testigos de una revolución en la administración de la atención sanitaria. Los diferentes gobiernos autonómicos han asumido la responsabilidad de implementar los principios de accesibilidad y equidad intentando mantener el nivel máximo posible de calidad y respeto para el paciente. El contrapunto de este objetivo ‘bienintencionado’ es la responsabilidad de presentar propuestas para la organización de la atención médica, en un entorno cada vez más complejo, en el que intervienen múltiples factores que deben ser coordinados.

Si consideramos el tratamiento del IAM mediante ICP, lo anteriormente expuesto implica la coordinación de centros intervencionistas, servicios de cardiología, servicios hospitalarios de urgencias, unidades de cuidados críticos, transporte y atención médica de urgencia, enfermería y atención médica primaria. En España, a pesar de un buen comienzo con el “Plan Nacional de Cardiopatía Isquémica” en 2003, los progresos han sido lentos y debidos, a menudo, a iniciativas individuales. Si bien el número de procedimientos se ha incrementado gradual y regularmente, este crecimiento ha sido asimétrico. En demasiados casos, la organización de la atención médica queda en manos de profesionales con capacidad para actuar sobre sectores limitados de la población.

La iniciativa Stent for Life llega a España de la mano de la SEC con el fin de mejorar la asistencia del infarto agudo de miocardio en España, promoviendo el uso de la angioplastia primaria. Se conoce que, ante un caso de infarto agudo de miocardio, la angioplastia primaria es el tratamiento más efectivo, ya que mejora la supervivencia y reduce posibles efectos secundarios y recaídas.
La angioplastia primaria es el tratamiento más adecuado para tratar el infarto agudo de miocardio; aún así, su práctica en España es todavía deficiente con respecto a otros países europeos y desigual en las diferentes comunidades autónomas.

En España se producen cerca de 70.000 infartos al año. En 2009 se realizaron 9.334 angioplastias primarias en pacientes con infarto agudo de miocardio, casi un 20% más que en 2008.
La tasa de efectividad de la angioplastia primaria, practicada en el margen de las dos horas posteriores a un infarto, garantiza una efectividad del 90%, frente a sólo el 55% con fármacos.