Regístrate
Facebook
Twitter
Youtube
LinkedIn
RSS
Newsletter
Contacto

16/06/2010 | La SEC / Especialidad de cardiología

 

La cardiología es la parte de la medicina que se encarga del estudio, diagnóstico, tratamiento y seguimiento de los pacientes que presentan enfermedades que afectan al corazón y a los grandes vasos. Se trata de una especialidad que
ha sufrido una serie de cambios muy relevantes en los últimos años debido a diferentes factores. Por un lado, se ha producido una importante modificación en la pirámide poblacional, con un marcado aumento de la supervivencia, lo cual ha desembocado en un incremento de la prevalencia de las enfermedades cardiovasculares, cuya incidencia, como es sabido, sufre una progresión directamente proporcional al incremento en la edad de los pacientes. De forma secundaria, esto ha provocado un desarrollo en el estudio tanto de las pruebas diagnósticas como de las formas de tratamiento, llegándose a tratamientos menos agresivos y que pueden ser aplicados a pacientes de mayor riesgo.

a  Por todo lo anterior, la cardiología se constituye en una especialidad muy dinámica, debido a la producción de cambios muy significativos en un corto espacio de tiempo en las estrategias diagnóstico-terapéuticas de los pacientes. Por otro lado, se trata de una especialidad diferente al resto de las catalogadas como médicas, pues, debido a la notable gravedad de los pacientes a diagnosticar y tratar, la mayoría de las exploraciones complementarias diagnósticas las realizan los propios cardiólogos. Incluso parte del tratamiento cruento o invasivo de los pacientes es también realizado por los mismos. Al tratarse de una especialidad con unidades muy diferenciadas, la formación del residente es bastante distinta de la del resto de especialidades médicas, debiendo ajustarse las rotaciones conforme a un tiempo limitado. [...]

 

El residente que va a iniciar la formación para convertirse en especialista se encuentra ante un cambio muy importante dentro de su proceso formativo. Va a pasar de un período de estudiante cuya finalidad es aprobar un examen para poder obtener un título o superar una prueba de selección como es el examen MIR, a otra etapa en la que no va a tener un examen final, sino que el examen va a ser el trabajo diario en el que se le va a acabar exigiendo que sea capaz de “enfrentarse” a un paciente, sabiendo escoger la mejor estrategia diagnóstica para poder aplicar el tratamiento más adecuado en cada situación. Hasta el momento no existe ninguna guía para adaptarse a este cambio de mentalidad; por ello, la intención del presente libro es la de servir de ayuda en la producción de un cambio tan importante para orientar hacia una correcta formación. [...]

Siguiendo la filosofía del Core Curriculum de la Sociedad Europea de Cardiología, para cada una de las rotaciones que va a efectuar el residente se han definido tres categorías de objetivos:

  1. Conceptos teóricos que debe obtener el residente para un correcto aprovechamiento, aprendizaje y dominio de cada una de las rotaciones. Se trata de conceptos básicos para poder entender el manejo de cada una de las rotaciones. Muchas veces son datos que se dan por conocidos por el residente, por lo que nadie los va a explicar. Es, por tanto, importante remarcarlos y conocerlos previamente al inicio de cada rotación. En este texto no se recoge la explicación de los conceptos, sino las fuentes donde poder ir a buscarlos.
  2. Habilidades que debe adquirir en cada una de las rotaciones. Se intenta dar un número mínimo de procedimientos que se requieren para poder conseguir dicha habilidad. Como podemos ver, este dato va a ser relativamente fácil de dar para procedimientos técnicos (número de ecocardiografías, número de ergometrías…), mientras que va a ser más difícil para rotaciones clínicas (estancia en planta de cardiología, estancia en unidad de cuidados cardiológicos agudos…). El número de procedimientos que se dan debe tomarse como una orientación y no como un número absoluto, debido a que pueden existir diferencias interpersonales, llegando a una correcta formación con un número distinto unos de otros.
  3. Aptitudes que debe adquirir el residente para un correcto dominio de la rotación. En muchas ocasiones se tratará de alcanzar una adaptación al trabajo en equipo, tan importante al tratarse de una especialidad multidisciplinaria. En el caso de las rotaciones clínicas será muy importante el trato con los pacientes e incluso con los familiares de los pacientes. [...]

[...] fuentes a las que puede acudir el residente para encontrar dichos objetivos. Estas fuentes van a ser:

  • Libros de texto. Se enumerarán los libros de texto que se consideran básicos para la consulta de conceptos teóricos más clásicos que debe aprender el residente en cada
    una de las rotaciones.
  • Cursos y congresos recomendados en cada una de las rotaciones, con una breve descripción de su contenido.
  • Revistas recomendadas para cada una de las rotaciones en las diferentes unidades por las que va a pasar el residente. Va a intentar encontrar los conceptos más recientes para la formación. Dentro de ellas estarán las revisiones más recientes, incluidas las guías de práctica clínica.
  • Páginas web. Actualmente debemos incorporar las nuevas tecnologías que tenemos a nuestro alcance para obtener información para la correcta formación. Con ello, se puede obtener una serie de informaciones de conceptos aún más actuales de la especialidad.

[...] Se trata de formar a cardiólogos clínicos y no de formar a “técnicos perfectos” en cada una de las exploraciones complementarias. La rotación por dichas exploraciones tiene la finalidad de conocer los principios en los que se basa cada una de ellas, para dominar las indicaciones, saber interpretar los resultados e integrarlo todo en el global del paciente. Toda especialización en una técnica en concreto debe realizarse al finalizar la residencia, una vez asentados los conocimientos cardiológicos necesarios. Dicha sub o superespecialización ya está contemplada en las diferentes secciones en el marco de la Sociedad Española de Cardiología. [...]

 

1. Joan Antoni Gómez Hospital. Introducción. En: Libro-guía del residente de Cardiología. Madrid: Sociedad Española de Cardiología, 2007. p. 1-3.