Regístrate
Facebook
Twitter
Youtube
LinkedIn
RSS
Newsletter
Contacto
Inicio / Actualidad / Notas de prensa / La contaminación atmosférica favorece el ingreso por insuficiencia cardíaca

Notas de prensa

17/08/2011 | Actualidad / Noticias cardiología

 

Un estudio publicado en el último número de Revista Española de Cardiología (REC), publicación oficial de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), señala que la contaminación atmosférica es un factor de riesgo cardiovascular emergente que cada vez debemos tener más en cuenta.

 

 

El estudio, elaborado por el Hospital Universitario de Canarias y el Centro de Investigación Atmosférica de Izaña (CIAI), ambos de Santa Cruz de Tenerife, analiza la relación existente entre la exposición de las partículas atmosféricas presentes en el aire ambiente con los factores de riesgo cardiovascular en pacientes que han ingresado en un hospital con diagnóstico de insuficiencia cardíaca o de síndrome coronario agudo (SCA).

Concretamente, el estudio se ha realizado en una muestra de 3.229 pacientes, todos ellos ingresados por insuficiencia cardíaca o por síndrome coronario agudo, dos de las patologías cardiovasculares más prevalentes. El perfil de los primeros era de mayor edad, preferentemente mujeres y diabéticos; el segundo, con mayor prevalencia de historia familiar de cardiopatía isquémica, hipertensión arterial, dislipemia y fumadores.

El estudio destaca especialmente que los pacientes ingresados a causa de insuficiencia cardíaca mostraron mayor exposición de las partículas atmosféricas en aire ambiente, especialmente de partículas ultrafinas. .

Las partículas ultrafinas, entendidas como tales las que poseen un diámetro menor a 0,1 m, son las más patógenas de todas las partículas existentes en el aire ambiente. Esto se debe, principalmente, a que son las que concentran una mayor cantidad de partículas por m3, a que son totalmente respirables debido a su reducido tamaño y a que concentran una gran cantidad de carbono orgánico. Es por ello que poseen, por tanto, una mayor capacidad para atravesar los alveolos pulmonares, alcanzar la circulación sanguínea y dañar las arterias y el miocardio.

Estas partículas conforman alrededor del 85% del total de partículas que se hallan en el aire ambiente y están especialmente presentes en los gases que desprenden los vehículos, principalmente los de motor diesel y en los humos procedentes de las industrias. Esto hace que este tipo de partículas se hallen de forma mucho más notable en las ciudades, en comparación con las zonas rurales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha clasificado la contaminación como la decimotercera causa de muerte en todo el mundo, donde provoca cada año cerca de dos millones de fallecimientos, la mayoría debidos a enfermedades cardiovasculares.

En España, se producen alrededor de 18.000 muertes anuales a causa de la contaminación atmosférica, cifra que los expertos auguran que seguirá aumentando de forma progresiva en los próximos años si no se toman medidas al respecto. Además, se calcula que por cada incremento diario de 10 g/m3 de partículas ultrafinas, el número de personas que fallecen durante los días inmediatamente posteriores aumenta alrededor de un 0,7%.

Según el Dr. Alberto Domínguez-Rodríguez, miembro de la SEC y del servicio de Cardiología del Hospital Universitario de Canarias y autor del estudio, “la polución atmosférica debe considerarse como un factor de riesgo cardiovascular emergente y modificable. Acciones destinadas a reducir la emisión de partículas ultrafinas a la atmósfera, mediante el uso de vehículos eléctricos o híbridos y controlar los humos que desprenden las industrias cerca de las ciudades, o informar a la población de los momentos en los que en las ciudades se está concentrando un nivel elevado de contaminación para que, por ejemplo, esos días no practiquen deporte al aire libre, serían aspectos muy beneficiosos de cara a reducir la exposición de este tipo de partículas tan dañinas para el corazón y para nuestra salud en general”.

El Dr. Domínguez- Rodríguez ha señalado que “es importante que nos concienciemos de los problemas de salud que acarrea la contaminación, siendo como una especie de ‘asesino silencioso’ que va deteriorando nuestro organismo sin que nos demos cuenta”.

La cardiopatía isquémica es una enfermedad ocasionada por la aterosclerosis de las arterias coronarias, que son las encargadas de proporcionar sangre al músculo cardíaco (miocardio). La aterosclerosis coronaria es un proceso lento de acumulación de lípidos (grasas) y células inflamatorias que acaba provocando fibrosis y estrechamiento (estenosis) de las arterias coronarias. Una de las complicaciones más temibles de la aterosclerosis coronaria es la trombosis coronaria aguda, causante de la mayor parte de los infartos agudos de miocardio y muertes súbitas.

En España, la cardiopatía isquémica es la enfermedad cardiovascular más prevalente y se calcula que más de un millón de personas la padecen de forma crónica. En el desarrollo de esta patología, influyen también otros factores de riesgo clásicos como el tabaco, la diabetes, la hipertensión y la dislipemia.
 

Formación continuada interior
Libro arrtimias
Interno - Webmail
Interno - Fellowship
Interno - Empleo