congreso-sec-2014-reclamo

Cardiología hoy | Blog

|

Este es un artículo realmente interesante en el que se analiza la importancia de la arteriosclerosis intracraneal en la aparición de ictus tras la cirugía de bypass.

Como es bien sabido, el ictus es una de las complicaciones posibles de la cirugía de revascularización coronaria. También es bien sabido que existe una relación muy importante entre la aparición de ictus y la presencia de enfermedad de los troncos supraaórticos (y de hecho, actualmente en clínica una de las medidas importantes en la valoración preoperatoria de los pacientes es descartar la presencia de enfermedad importante en los troncos supraaórticos). Sin embargo, hasta este estudio no teníamos en la literatura ningún dato sobre el impacto de la arteriosclerosis de las arterias cerebrales intracraneales en la relación entre cirugía cardiaca e ictus.

Los autores realizaron un estudio con angiografía por resonancia magnética en una cohorte amplísima de 1.367 pacientes consecutivos en un único centro hospitalario en Corea antes de la cirugía de bypass coronario para valorar la presencia de arteriosclerosis en los troncos supraaórticos y en los vasos cerebrales intracraneales. La enfermedad arterial cerebral se valoró con un score de arteriosclerosis en el que se valoraba tanto número como la severidad de las estenosis. Se analizaron los ictus que aparecieron en el postoperatorio inmediato, es decir en los primeros 14 días tras la cirugía, y se clasificaron como de causa arteriosclerótica (cuando había una lesión previa) o como en ictus de otra causa (cuando no la había). También se analizó con detalle la asociación entre ictus y cada variante de afectación vascular cerebral.

895 pacientes (65%) presentaron enfermedad en los vasos cerebrales intra y/o extracraneales. Se diagnosticó estenosis carotídea severa en 17 pacientes, que se trataron con el implante de un stent antes de la cirugía coronaria y no desarrollaron complicaciones cerebrovasculares. 33 pacientes (2,4%) desarrollaron un ictus durante el periodo de seguimiento, la mitad en las primeras 24 horas. El score de arteriosclerosis se asoció de forma significativa e independiente con la aparición de accidentes cerebrovasculares (OR 1,35, IC 95% 1,16 a 1,56). Tras valorar la forma y localización de las lesiones cerebrales con RMN se consideró que 15 de los casos (45%) fueron de causa arteriosclerótica; la causa arteriosclerótica fue importante tanto en los ictus aparecidos en el periodo postoperatorio inmediato como en el postoperatorio tardío. Tanto la presencia de enfermedad vascular intracraneal como en los troncos supraaórticos se asociaron de forma significativa con la aparición de ictus.

Comentario

La importancia de la relación entre la enfermedad vascular oclusiva de los troncos supraaórticos y el desarrollo de ictus tras la cirugía cardiaca está sólidamente asentada en la práctica clínica diaria. Sin embargo, no existían datos sobre la importancia de la enfermedad vascular intracraneal. Nuestro estudio de hoy sugiere que la arteriosclerosis intracraneal es un factor de primer orden implicado en la aparición de complicaciones cerebrovasculares en la cirugía cardiaca, siendo la causa más frecuente (más del 40%) de los casos. Los autores concluyen su estudio sugiriendo que podría ser útil incluir el análisis de los vasos intracraneales en el estudio prequirúrgico de los pacientes para tener una idea más precisa del riesgo de complicaciones. El artículo tiene algunas limitaciones, entre las que destaca (como se refleja en el editorial asociado) que es un estudio de un único centro (en el que puede haber particularidades en la técnica quirúrgica que influencien el resultado) y realizado en una población en la que se ha documentado una incidencia particularmente alta de arteriosclerosis intracraneal, por lo que caben dudas de si los resultados pueden ser aplicables a otras poblaciones. Sin embargo, la principal limitación es que, a diferencia de la enfermedad de los troncos supraaórticos, que tenemos muy claro cómo se debe abordar, las lesiones de las arterias intracraneales no tienen un tratamiento bien definido, por lo que no está claro que su estudio suponga un cambio real en el protocolo de manejo de los pacientes.

Referencia

Stroke Risk After Coronary Artery Bypass Graft Surgery and Extent of Cerebral Artery Atherosclerosis

  • Lee EJ, Choi KH, Ryu JS, Jeon SB, Lee SW, Park SW, Park SJ, Lee JW, Choo SJ, Chung CH, Jung SH, Kang DW, Kim JS, y Kwon SU.
  • J Am Coll Cardiol. 2011;57:1811-1818.

Escribir un comentario

El contenido de este artículo refleja la opinión personal del autor/autores y no es necesariamente la posición oficial de la Sociedad Espańola de Cardiología.

Este blog es un espacio para el debate entre profesionales de la salud. Por ello, no atenderemos preguntas sobre diagnósticos ni tratamientos particulares. Por favor, absténgase de enviar consultas médicas a través de este formulario porque no serán respondidas. Muchas gracias.


Código de seguridad
Refescar